La Concertación es un proyecto nacional, democrático e inclusivo y debe mantener su unidad para proyectarse al futuro

07Oct06

Por Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Presidente del Senado 

El 5 de octubre pasado se cumplieron 18 años del triunfo del No. Con ello recuperamos el Estado de Derecho, que devuelve en plenitud el imperio de la ley e impide el ejercicio arbitrario del poder, las libertades políticas, el pluralismo y el respeto a los derechos humanos.
La senda abierta ese día ha sido fecunda para el país. No es el momento de entrar al detalle de lo mucho que hemos avanzado en estos años, pero hoy la realidad es contundente y refleja que, lejos de la situación caótica que algunos pregonaron en esos años, la Concertación ha traído más progreso y mejores perspectivas de futuro.
Sin embargo, nunca hemos dicho que llegamos a la meta o que estamos conformes con lo realizado. Precisamente, la principal lección que nos dejó el 5 de octubre de 1988 es que nos enseñó el valor de la perseverancia, porque el camino de construcción de las grandes obras exige avanzar cada día, sin desmayo, en una paciente labor.
 
Por eso, este es el momento de preguntarnos ¿Cómo honramos las luchas y esperanzas de muchos años? ¿Cómo actualizamos nuestra fe y esperanza política? Si nos apremiamos un poco más, debemos responder a la pregunta implícita en muchos chilenos ¿Seremos capaces de proyectarnos como Concertación o nos convertiremos simplemente en una pieza de un imaginario museo político?
Recorriendo nuestra historia y experiencia, que en lo personal he vivido desde diferentes ángulos -como ciudadano, militante, senador, jefe de partido y Presidente de la República- quiero resumir en 10 puntos la condiciones que considero esenciales para una proyección fructífera de la Concertación de Partidos por la Democracia.
1. Debemos siempre estar conscientes de que representamos una honrosa tradición republicana, de un Estado al servicio al país, con un ejercicio austero y honesto de la autoridad, con respeto a la institucionalidad democrática, capaz de generar unidad nacional en torno a  propósitos comunes. Somos un proyecto nacional, democrático e inclusivo. A esa altura debemos comportarnos.
2. Estamos para responder las esperanzas y temores de nuestra gente. Esa fue la fuerza del No y ha alimentado el respaldo que hemos recibido todos estos años. No nos burocraticemos ni nos volvamos elitistas. De manera simple y sencilla estemos con nuestra base social, escuchemos sus inquietudes. Acerquemos a la gente a las decisiones que le afectan. Seamos capaces de crear nuevos canales institucionales de efectiva participación.
3. Practiquemos la amistad cívica entre nosotros. Rechacemos las descalificaciones gratuitas, cumplamos la palabra empeñada, cultivemos los afectos mutuos y la unidad de propósitos. Mantengamos siempre una competencia sana y con espíritu limpio. No caigamos en las conductas autodestructivas que han caracterizado a otras alianzas.
4. Demos los espacios que corresponden a cada una de las tradiciones políticas que existen al interior de la Concertación. Que nadie se sienta amenazado en sus valores, ámbitos y proyecciones. Tal como ha sido nuestra costumbre, que los que temporalmente estén más fuertes, moderen sus afanes expansivos.
5. Nuestra fuerza nace del conjunto, no de cada parte aislada. Nuestra acción colectiva amplia y generosa es la que nos ha ganado el respeto de los chilenos. Hay que rechazar tajantemente las ambiciones de grupo o protagonismos individuales que se hacen a costa del conjunto de la Concertación.
6. Promovamos y cuidemos nuestros liderazgos. La casi totalidad de las personalidades reconocidas positivamente por nuestra opinión pública pertenecen a la Concertación. Ello habla muy bien de nuestra vitalidad y proyección. Tenemos un gran capital que no debemos desperdiciar con mezquindades y pequeñeces. 
7. La única agenda valórica de la Concertación es el bienestar de todos los chilenos, especialmente el de los más necesitados. Nuestro lenguaje ha sido el de la justicia social, de la solidaridad y de la equidad. No nos compremos agendas sobre moral privada que sólo nos traerán confusión y que en rigor deben ser promovida por las familias, las iglesias y asociaciones voluntarias. A cada cual lo que le corresponde.
8. Tengamos claro que nuestro vuelo ha sido con dos alas: crecimiento y equidad; realización de aspiraciones y cohesión social; buen ambiente para la inversión y más igualdad de oportunidades; más libertad para emprender y más seguridad social. Resistamos cualquier tentación de amputar alguna de nuestras alas.
9. Sigamos pensando globalmente y proyectando a Chile en el mundo con fuerza. Gran parte de nuestros éxitos se debe a que la Concertación ha contado con una apreciación correcta de la escena global y ha desarrollado con fuerza las iniciativas internacionales correspondientes. Perseveremos en ese camino que nos ha traído respeto y reconocimiento a lo largo y ancho del planeta.
10. Nuestra coherencia política nace de situar el desarrollo político, social y económico de nuestro país como norte de nuestra acción. Cada uno de nuestros gobiernos se ha sentido impelido a resolver los principales nudos y crear nuevas condiciones para que Chile avance con paso cierto y firme. Manteniendo este eje ordenador, no nos perderemos en medio de la contingencia. Todo lo demás vendrá por añadidura.
Hace dieciocho años, vimos por fin desplegarse ante nosotros un horizonte de libertad para desarrollar nuestros proyectos políticos y sociales. Hoy tenemos la seguridad de haber encontrado un camino que garantiza el progreso económico, la justicia social y la profundización de la democracia.
Hacia adelante, nos une un vasto y arduo horizonte de tareas. Tenemos la oportunidad de cambiar decisivamente el rostro de Chile en los próximos años. Lo haremos con unidad de propósitos, con espíritu de trabajo y concreción, y con capacidad de diálogo.
Con la misma unidad política y moral con que derrotamos al régimen militar, haremos que esta democracia sea plena, eficiente y al servicio de todos los chilenos.



No Responses Yet to “La Concertación es un proyecto nacional, democrático e inclusivo y debe mantener su unidad para proyectarse al futuro”

  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: